Valores mixtos a la espera del USDA de este miércoles

MERCADO INTERNACIONAL

Al aguardo de los datos del USDA del próximo miércoles para los que se espera mayor superficie, los valores del maíz y la soja operaron con bajas en el arranque de la semana corta en Chicago. Compras de oportunidad sostuvieron al trigo.

Con retrocesos comenzaron la semana corta los valores de la soja en Chicago. El contrato Mayo registró una merma de U$S/Ton. 2,75 para finalizar en U$S/Ton. 511,85. La posición Noviembre hizo lo propio bajando U$S/Ton. 1 quedando así en U$S/Ton. 442,60.


La cosecha en Brasil gana ritmo ya superando el promedio de los últimos 5 años y llegando al 71% del área sembrada hasta el jueves pasado, aunque por debajo del 76% levantado en la misma época del año pasado, informó AgRural.

Por su parte, los analistas esperan que el informe de intenciones de siembra del USDA del 31 de marzo muestre una expansión en la superficie de maíz y soja en Estados Unidos en comparación con el año pasado, mientras que se aguarda que las existencias de soja del 1 de marzo bajen un 32% respecto al año anterior.

En tanto que los fondos de inversión mantienen una posición larga neta considerable en los futuros de soja, lo que deja al mercado propenso a una liquidación prolongada antes de la publicación de los informes de existencias y plantaciones del USDA, que, además, tienen un historial de resultar sorprendentes y sacudir al mercado de futuros.

Mientras que el USDA informó inspecciones de exportación de soja de EE.UU. en la última semana por 425.364 toneladas, el recuento semanal más pequeño desde julio de 2020, pero no obstante, en línea con las expectativas comerciales.

Los futuros del maíz en Chicago cayeron alrededor de un 1% hoy por posicionamiento previo a los reportes de área 2021/22 en EE.UU. y de stocks al 1° de marzo en esa nación que el USDA difundirá el miércoles. Así las cosas, la posición Mayo bajó U$S/Ton. 2,25 para de esa manera cerrar en U$S/Ton.215,25. En tanto que el contrato Diciembre hizo lo propio cayendo U$S/Ton. 2,10 y ajustando en U$S/Ton. 181,60.

Los pronósticos climáticos anuncian que en el cinturón maicero estadounidense prevalecerán condiciones secas y más cálidas que lo habitual en los próximos 10 días, lo cual favorece un comienzo temprano de la siembra.

Los analistas esperan que el informe de intenciones de siembra del USDA del 31 de marzo muestre una expansión en las superficies de maíz y soja en Estados Unidos en comparación con el año pasado, mientras que se espera que las existencias de maíz del 1 de marzo bajen un 2,3% respecto al año 2020. También en maíz los fondos se encuentran muy sobrecomprados lo cual puede exacerbar las reacciones a los datos del USDA.

Por el lado de la demanda, el USDA reportó inspecciones de exportación de maíz estadounidense en la última semana en 1.695.215 toneladas, hacia el extremo más bajo de las expectativas comerciales de 1,2 a 2,25 mill. de tons. y en el mínimo de tres semanas.

Los valores del trigo arrancan la semana con mejoras en los principales mercados internacionales. La posición disponible subió U$S/Ton. 1,30 el mercado de Chicago y cerró en U$/Ton. 226,60. En tanto que la posición Diciembre trepó por U$S/Ton. 0,90 hasta llegar a U$S/Ton. 227,55.

En Kansas, por su parte, el comportamiento fue similar subiendo la posición más cercana U$S/Ton. 0,50 para cerrar en U$S/Ton. 209,25. Mientras que la Diciembre creció U$S/Ton. 0,20 cerrando en U$S/Ton. 217,25.

La mejora reciente del índice Dólar presiona sobre el precio de commodities en general y de granos en particular (ver gráfico adjunto). Sin embargo, con las cotizaciones en su menor nivel en tres meses impulsaron una ronda de compras de oportunidad que sostuvieron a la plaza triguera.

MERCADO LOCAL

Mercado de Trigo: Crónica de una Intervención Anunciada

Los precios del trigo en el mercado local se mantienen en torno a los U$S/Ton. 205 para la posición disponible. Mientras que para la Julio se abonan U$S/Ton. 222 en el MATBA. Tal como se observa en el gráfico adjunto, la pizarra de Rosario hace varias semanas que viene perdiendo terreno.


Ello, puede deberse a la falta de interés de compra por parte de la exportación para el cereal de la campaña 2020/21. Dicho sector según el último informe de Compras Ventas y Embarques publicado por el Ministerio mantiene comprados 9,46 millones de toneladas.


Si se estima que la cosecha fue de 17 millones de toneladas y el consumo interno se calcula en 7 millones. La cuenta es simple para exportar quedarían 10 millones. Si se exceden de dicho número, el consumo interno sufriría. Eso es algo que en año electoral y en Gobierno kirchnerista siempre se trató de proteger cerrando las exportaciones. La herramienta es el cese en el otorgamiento de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE). ¿Cómo funciona en otras partes del mundo e incluso en otras épocas de la Argentina? La molinería hace uso de los Mercados de Futuros. Pero más allá eso, está ocurriendo lo primero. Al respecto, es muy elocuente el gráfico de la Bolsa de Comercio de Rosario que muestra el ritmo de otorgamiento mensual de DJVE en trigo. Durante marzo tan solo se otorgaron permisos por 33000 toneladas. Lamentablemente para quienes tengan cereal aún sin vender el tiempo de venderle a la exportación pareciera haber pasado. Es importante destacar que durante el mes de Enero cuando el otorgamiento de dichos permisos fue récord, los precios también lo fueron: llegando el disponible a casi U$S/Ton. 240.

Sin embargo, no todo está perdido en materia de precios. El otorgamiento de casi 9,5 millones de DJVE mantendría al consumo interno abastecido pero ajustado. El año pasado, el “cierre” de los permisos se dio cuando estos llegaron a 12 millones de toneladas. En dicha campaña, la 2019/20 el volumen de cosecha había sido de 19 millones aproximadamente. Por lo tanto, la oferta para el consumo interno se estimaba en la misma cantidad 7 millones de toneladas. Ello, inicialmente afecto a los valores, pero estos se recuperaron para el segundo semestre de 2020 (ver primer gráfico adjunto).

Este 2021 pinta parecido aunque no igual, la intervención le quita explosión a la suba al mercado en el corto plazo. Pero en el largo, puede que a la molinería le cueste originar mercadería y los valores se recuperen. Además, el trigo está en manos de los productores. El año pasado la exportación había comprado 15,5 millones los cuales tuvo que vendérselos a los molinos al no obtener permisos para exportar. Este año, la exportación solamente ha comprado 9,3 millones, el resto está en manos de los productores. Si la cosecha gruesa es razonablemente voluminosa, le va a costar a la molinería comprar el trigo barato.


Fuente: Novitas S.A.


Soporte C.A.T.A (Rasmussen / Sola)

  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle
  • Facebook - White Circle