Recorrido, brecha y decisiones

Por Ing. Marianela De Emilio – INTA Las Rosas

Una de las actividades que más entusiasmo y consenso genera en la comunidad de negocios del agro, Agro Educación, es el famoso “Comité de Crisis”, que llegó para quedarse en 2020, con el cierre de la economía argentina, desafiando paso a paso la crisis que enfrenta diariamente el sector agropecuario. La referencia a esta iniciativa es porque de su última reunión, el pasado 1° de abril, surge la idea de este informe. A una de las observaciones de Salvador Di Stefano, respecto a la necesidad de comprender financieramente el negocio del agro, junto al aporte de Diego Palomeque, respecto al verdadero significado de dolarizar las ventas de granos, sumaré números para seguir desarrollando criterio hacia una mejor toma de decisiones.

Vemos el recorrido alcista de los precios, que nos acompañan desde agosto del año pasado, más la reacción alcista de los informes del USDA la semana pasada, sobre stock trimestral 20/21 y superficie de siembra 21/22 en Estados Unidos, y además el contexto local que nos hace jugar a la defensiva más que proactivamente.

Para destacar el recorrido de precios, veamos el camino del futuro de soja mayo 2021 y maíz abril 2021, desde que iniciaron a cotizar en el MATBA-ROFEX. Se observa un sostén en torno a U$S 330-340/TN para soja mayo 21 y U$S 200/TN para maíz abril 21.



En cuanto al rango de precios futuros de soja y maíz 2021, al cierre del pasado miércoles 31 de marzo, tenemos para soja un recorrido desde U$S 334,5 a 342/TN desde el futuro abril a noviembre, y para maíz desde U$S 204 a 197,5/TN entre los futuros abril a diciembre. Puede decirse que los futuros de soja 2021 no ofrecen diferenciales o acarreos que superen U$S 7,5/TN, lo que en Dólares representa una tasa máxima de 3,8% anual, muy poco interesante para cerrar precio a noviembre, por ejemplo. Los futuros de maíz, tomando de julio a diciembre, muestran un diferencial o acarreo de U$S 1,5/TN, que representa un interés en Dólares de 1,8% anual, tampoco nada atractivo para postergar ventas y fijar precio a diciembre en lugar de julio. Esto muestra que, los precios que tuvieron este recorrido alcista, no ofrecen mayores cambios en los futuros 2021, y en Dólares daría casi lo mismo vender hoy que mañana o en siete meses. Claro que, si la tendencia de precios cambia, por alguna razón, mermas en la demanda, crecimiento de la oferta, o toma de ganancias de los fondos de inversión, la última la más posible de las posibilidades con fuerza bajista, las tasas en Dólares pasarían a ser bajistas, o lo que se denomina mercado invertido, lo que nos da motivo para pensar en cubrir precio a futuro con flexibilidad al alza, a pesar de su poca diferencia de precio con los disponibles.

Sin embargo, si pensamos que los precios actuales son los mejores, y quisiéramos capturarlos con ventas, liquidando a cosecha, considerando que, al menos en soja, se alcanzan precios máximos a cosecha, superiores a máximos de 2012 y 2013 ¿cómo hacer para dar destino seguro a los PESOS de esta liquidación, una vez canceladas las deudas y comprados los insumos de la campaña siguiente?

Una de las sugerencias es comprar Dólar MEP, y entonces viene el planteo que resulta en cerrar una cantidad de Dólares muy inferior al precio de venta de los granos, por ejemplo, la venta de soja a U$S 330/TN y maíz a U$S 200/TN, a un Dólar oficial mayorista de $92/U$S, representa cobrar $30.360 y 18.400/TN respectivamente, y transformarlos a un Dólar MEP de $142/TN, resulta en una soja de U$S 213,8/TN y un maíz de U$S 129,6/TN.

Considerando un tipo de cambio oficial que ha sido presionado a desacelerar su ritmo devaluatorio, y un acompañamiento de parte de las cotizaciones del Dólar MEP, algo importante a resaltar es la evolución de la brecha entre el Dólar oficial y el MEP por los últimos doce meses.



Fuente: Elaboración propia en base a cotizaciones diarias de Dólar divisa y MEP

En el gráfico vemos que, de una brecha máxima en casi 109% en octubre del año pasado, se ha reducido a mínimos en torno a 50% por estos días.

Interpretar las alternativas locales:

· Los precios de granos locales tienen un techo difícil de romper, a pesar de las subas internacionales, con permanentes intervencionismos.

· Es posible un salto devaluatorio en cualquier momento, principalmente post elecciones.

· Es más probable un aumento en la brecha entre el valor del Dólar oficial respecto al MEP que una reducción de la misma.

· Existe un mercado de entrada y salida por la misma puerta, es decir, comprar Dólar MEP, permite posteriormente vender este Dólar a la cotización correspondiente del MEP.

· Cambiar granos por Dólares equivale a capturar altos precios de venta y baja brecha del tipo de cambio actual.

Conclusiones: Sumar herramientas de gestión es el resultado de haber comprendido su funcionamiento. Aprovechar espacios de aprendizaje es el camino para lograrlo. Decidir capacitarse es la mejor decisión para mejorar la toma de decisiones.