Panorama dispar para la plaza granaria en Chicago

MERCADO INTERNACIONAL

Los avances en las negociaciones tendientes a la reanudación de las exportaciones de Ucrania presionaron a los precios del trigo. El maíz impulsado por los pronósticos meteorológicos desfavorables para los EE.UU.. La soja debilitada por las deslucidas exportaciones semanales estadounidenses.

Los precios del trigo retrocedieron hoy, por cuarto día consecutivo, en las principales plazas estadounidenses. En Chicago, la posición más cercana bajó U$S/Ton. 1,45, para quedar en U$S/Ton. 291,85. Mientras que la Diciembre decreció, también, por U$S/Ton. 5,25, para cerrar en U$S/Ton. 298,90.

En Kansas el comportamiento fue similar derrapando U$S/Ton. 4,95 la entrega Septiembre, que quedó en U$S/Ton. 311,85. Mientras que la Diciembre lo hizo por igual magnitud, para cerrar en U$S/Ton. 314,80.

La posibilidad de un acuerdo que permita envíos marítimos masivos de Ucrania pesó más que las noticias alcistas sobre las exportaciones estadounidenses. Al respecto, el USDA informó ventas netas de ambas campañas combinadas de 1.047.200 toneladas, mientras que las expectativas comerciales iban desde 200 a 500 mil toneladas. Este es el mayor volumen desde marzo 2020, gracias a que los precios cayeron lo suficiente como para atraer el interés de los compradores globales.

Por su parte, se realizaron importantes progresos en las negociaciones entre Rusia, Ucrania, Turquía y las Naciones Unidas que se llevan a cabo en Estambul. Las mismas apuntan a crear un corredor marítimo seguro que permita a Ucrania operar sus puertos de aguas profundas y recuperar buena parte de su capacidad exportadora de granos.

Entre las voces positivas que trascendieron de las reuniones: el ministro de defensa turco, Hulusi Akar, declaró que el acuerdo se firmaría en la semana que viene. Mientras que un alto funcionario de la ONU, que habló bajo la condición del anonimato, dijo que las negociaciones mostraron un gran avance ya que se habían superado la mayoría de los puntos conflictivos tendientes a reanudar el flujo de grano ucraniano a través del Mar Negro.

Sin embargo, la guerra continua, varias ciudades ucranianas informaron sobre fuertes bombardeos rusos. Mientras que las fuerzas armadas ucranianas centran sus esfuerzos bélicos en recuperar la ciudad de Jersón en el sur del país.

Por su parte el presidente de un holding ucraniano que produce pollos, granos y carne procesada declaró que el posible acuerdo es positivo, aunque su futura ejecución supondrá un reto ya que habrá que remover las minas del mar, recuperar las infraestructuras dañadas de Mikoláiv y Odesa y; además; las operaciones logísticas tendrán que ser llevadas adelante bajo fuego. Agregando que no confía en una reanudación de los embarques en el corto plazo, mientras que a mediano plazo quizás pueda suceder. Para seguir con atención…

El empresario concluyó diciendo que espera que Ucrania produzca más que lo previsto inicialmente, con una cosecha de granos de invierno de 30 millones de toneladas, dos tercios de trigo y el resto de colza y cebada. Mientras que aguarda una producción de cereales de verano del orden de los 38 millones de toneladas.

Un comerciante europeo afirmó: "El diablo está en los detalles y aún hay grandes problemas que deben resolverse. Todavía hay mucho escepticismo y dudas en el mercado sobre un acuerdo rápido sobre un canal de envío seguro de las exportaciones ucranianas. Pero esta es la primera vez en meses que escuchamos optimismo".

Por su parte una ola de calor en Francia fue la última etapa del clima desfavorable que ha afectado a los cultivos de la Unión Europea. En este sentido Strategie Grains redujo todas sus estimaciones sobre la cosecha de granos de la U.E. La producción de trigo, recortada por segundo mes consecutivo, se prevé en 123,3 millones de toneladas versus 124,4 millones previstos en junio y 129,9 millones de 2021. En tanto que la cosecha de cebada se situaba en 49,6 millones de toneladas, por debajo de los 50,3 millones del mes pasado y los 51,9 millones de 2021.

Los valores de la soja en Chicago retrocedieron U$S/Ton. 4,80 para el contrato Agosto que quedó en U$S/Ton. 540,80. Mientras que la posición Enero lo hizo por U$S/Ton. 2,85, cerrando en U$S/Ton. 495. El contrato Julio que expira hoy mostró una mejora de U$S/Ton. 8, ajustando en su último día de operatoria en U$S/Ton. 591,60.

La soja cayó debido ventas técnicas, la debilidad del petróleo crudo y las deslucidas ventas semanales de exportación de EE.UU..

Por último, en el caso del maíz, sus valores mostraron mejoras, que para la entrega Septiembre fueron de U$S/Ton. 2, que así quedó en 238,20. Mientras que la posición Diciembre lo hizo por U$S/Ton. 2,30, para quedar en U$S/Ton. 236,60. Julio en su día de expiración retrocedió U$S/Ton. 17,70 para finalizar en U$S/Ton. 273,60.

El maíz subió por sexta vez en siete ruedas ya que los actores del mercado monitorearon el clima de los cultivos de EE.UU. y las conversaciones para reanudar las exportaciones marítimas de granos desde Ucrania devastada por la guerra.

Respecto del clima estadounidense, crecen las preocupaciones por el clima caluroso con acotadas lluvias afecta el desarrollo de los cultivos durante la fase clave de la polinización.

También Strategie Grains recortó su estimación de la cosecha de maíz de la Unión Europea desde 66,8 mill. de tons. hasta 65,4 millones; mientras que en 2021 se recolectaron 69,7 millones de toneladas.

MERCADO LOCAL

La Bolsa de Comercio de Rosario indicó que se sembrarían 1 millón o más hectáreas menos de trigo que en 2021.

Hace un año, con 6,9 millones de hectáreas, el trigo apuntaba a superar los 20 millones de toneladas. Ahora, con malos pronósticos y un escenario muy complejo por falta de precipitaciones, la estimación de superficie triguera de la Bolsa de Cereales de Rosario (BCR) cae desde 6,2 mill. de has. de junio a 5,9 millones.

La falta de agua se interpuso en las posibilidades del ciclo 2022/23. Con las tareas de implantación prácticamente detenidas, la nueva meta es alcanzar a cubrir 5,9 mill. de has. y no será fácil, ya que faltan cubrir casi 1,2 mill. de has. y el área podría caer aún más, acota el informe de la BCR.

Los recortes por provincia son los siguientes: Córdoba retrocedió 470.000 has. (casi un 35%). Santa Fe con una caída del 17%, menos 230 mil has. El norte argentino perdió un 19% y 130.000 has. La Pampa sembraría un 14% menos y sólo Entre Ríos podría sumar 30.000 has. En Buenos Aires, se ajustó área en norte de la provincia por la falta de posibilidades de siembra y en sudeste por el pase de trigo a cebada. Así las cosas, utilizando el rinde promedio de las últimas 5 campañas, los técnicos de la bolsa rosarina calculan ahora 17,7 millones de toneladas (versus 18,5 millones que estimaban en el mes pasado).

El informe mensual de BCR se cuestiona si estamos ante el peor escenario de siembra de trigo de los últimos 15 años ya que habría que remontarse al ciclo 2008/09 para encontrar peores condiciones ya que si bien el área seca de este año es inferior a ese ciclo y al 2009/10, lo grave es que la provincia triguera por excelencia, Buenos Aires, está muy afectada por la sequía. Quedan unos 15 días para que se cierre la ventana de siembra en el país. Por eso ha sido una noticia muy mala para el cultivo que las lluvias del 10 al 11 de julio hayan sido sensiblemente inferiores a los previsto.

"El panorama es complicado, no se observan posibilidades de mejora”, comenta el Dr. José Luis Aiello respecto del corto y mediano plazo.


Fuente: Novitas S.A.