¿Más derechos de exportación? Añorar el futuro atrapados en el pasado


El sector aportó en 2021 el 67,70% del total exportado, es decir de las divisas que necesita el país

El Ministerio de Agroindustria cerró el Registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior de Harina y Aceite de Soja, algo que suele hacerse en la previa de una modificación en las alícuotas de Derechos de Exportación.

Muy buenos días, resulta exasperante la inutilidad de las autoridades argentinas. Los que somos Ingenieros o médicos nos enfrentamos diariamente con la necesidad de abordar “Dilemas e Interrogantes con Causas Múltiples y soluciones complejas”. Debemos analizar a fondo la situación, a través de las consecuencias que tenemos a la vista y que nos demuestran explícitamente la existencia del problema.

A veces es un “síntoma”, a veces es un “signo”, a veces es un “conflicto humano”, y otras un dilema empresario; en cualquier caso, el “análisis” es el punto de partida, para luego identificar la mejor solución para resolver el problema.

En el caso de las autoridades de nuestro país, y desde hace décadas, parece ser mucho más sencillo, la causa puede ser, la quiebra de Lehmann Brothers, la Primavera Árabe, la Guerra entre Rusia y Ucrania o el imago del alquiler de “Don Ramón” al Señor Barriga, todo se soluciona con la “Brujería”, gran aportante nombres esotéricos que constituyen “Placebos” para las autoridades que los imponen. “Fideicomisos”, “Compensaciones”, “Volúmenes de Equilibrio”, “Precios Cuidados”, “Carne Para Todos” o “Incremento de Derechos de Exportación”, y podríamos seguir hasta el infinito. Supuestas soluciones que No solucionan nada, sino más bien empeoran la situación del enfermo, pero parecen constituir un placebo para el Gobierno que los impone y para el resto de la sociedad que quizás tiene la sensación de que “hay alguien haciendo algo para que la situación mejore”, aunque finalmente nada cambia y volvemos al mismo lugar.

Esto es parte de nuestro “Cuento de la Buena Pipa”, con causas de fondo que nadie quiere enfrentar ni abordar; y se termina haciendo siempre lo mismo. Las autoridades nacionales de nuestro país de hace décadas son un médico que receta siempre la misma medicina sin importar le enfermedad que enfrentan. Qué fácil sería para un cardiólogo, neurocirujano, oncólogo y hematólogo solucionar todo con dosis crecientes de “DEX”, la medicina favorita de los gobiernos argentinos, sin importar el color político.

Pero quienes participamos del sector agropecuario debemos tomar con seriedad el patetismo descripto, porque constituye la enfermedad de mayor impacto sobre las empresas y los empresarios del sector. Los Síntomas se llaman “INCERTIDUMBRE” y “HEMORRAGIA DE CAPITAL” y “CLAUSTROFOBIA DEL EMPRESARIO ARGENTINO”. El entorno institucional eternamente cambiante genera “INCERTIDUMBRE” paraliza proyectos, paraliza inversiones y finalmente “HEMORRAGIA DE CAPITAL”, es decir quienes analizan planes de Inversión, finalmente No las hacen. Y en muchos casos atraviesan la “CLAUSTROFOBIA DEL EMPRESARIO ARGENTINO”. Con frecuencia creciente y tristeza recurrente recibimos el pedido de clientes de analizar el negocio agrícola en Paraguay, o en Uruguay o en Estados Unidos, alquilando o comprando campo. Muchos nos dicen “NO ME IMPORTA ACHICARME…SÒLO NECESITO TRABAJAR EN PAZ…”.

Hecha esta introducción vamos a los hechos de público conocimiento por estas horas de Domingo a la noche, el Ministerio de Agroindustria cerró el Registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior de Harina y Aceite de Soja. Esto suele hacerse en la previa de una modificación en las alícuotas de Derechos de Exportación, que vale recordar, no aplica casi ningún país del planeta, salvo los que están en guerra. También vale recordar que el sector aportó en 2021 el 67,70% del total exportado, es decir de las “sagradas divisas” que necesita el país, entre U$D 21.828 millones de Productos Primarios y U$D 30.951 millones de Manufacturas de Origen Agropecuario. Ambos rubros totalizan U$D 52.779 millones, respecto de un total de Exportaciones del país en 2021 de U$D 77.934 millones.

Argentina necesita generar divisas genuinas, tiene en el Agro un aliado de lujo, uno de los sectores más eficientes del planeta, con una dinámica y velocidad de adopción de Innovación envidiada en el mundo. Acaba de terminar la EXPOAGRO 2022 en la cual esto volvió a quedar demostrado con el ejemplo extremo de haber albergado entre sus stands a la primera empresa del mundo que permite “TOKENIZAR COMODITTIES AGRÍCOLAS” y claramente es argentina. Por esto se torna un tanto patético, saturante y violenta para el intelecto, la contemporaneidad entre los siglos 19 y 21, es decir los Derechos de Exportación que inauguró Bartolomé Mitre, en 1862 y las Criptodivisas colateralizadas con un Commodity agrícola creadas en 2021 desde Argentina y para el mundo. Ambas conviviendo en el mismo país. País que cuenta con un entorno institucional que sólo encuentra solución en la extracción de sangre del caballo que tira del carro empantanado.

Yendo a la gestión

Quienes cubrieron su flujo de fondos al menos del primer semestre y compraron PUTs para toda la producción que no venderán estarán tranquilos. Mientras tanto ya debemos mirar con ojos de Gestión la campaña 22-23; para la cual seguimos sugiriendo la compra de insumos, a esta altura más por una cuestión de Disponibilidad en tiempo y forma que de precio. Vale comprar con Tarjetas, o con Canjes Disponible o Forward, pero Comprar. No trabajamos para ningún proveedor de insumos, sólo asesoramos empresarios agropecuarios, pero la realidad nos pide asegurar la provisión de los insumos esenciales en un contexto Global y local que se complejizan día tras día.


Por Hernán Fernández Martínez | Director de Comercialización AgroEducación