Las crecientes preocupaciones sobre una desaceleración económica mundial presionaron a los mercados

MERCADO INTERNACIONAL

Las crecientes preocupaciones sobre una desaceleración económica mundial presionaron a los mercados de materias primas.

Los mercados mundiales se ven agobiados por los temores de recesión, lo que arrastró a la baja a las acciones y las materias primas. Las bolsas europeas cayeron y el dólar se disparó tras las preocupaciones sobre las agresivas subidas de las tasas de interés en diversos países del globo. Asimismo, los precios del petróleo cayeron por el aumento de la oferta y las preocupaciones sobre una desaceleración de la economía mundial por las nuevas restricciones para frenar el COVID-19 en China.

En consecuencia, las cotizaciones de la soja retrocedieron hoy en la plaza de Chicago, donde la posición Septiembre cayó U$S/Ton. 12,80 para quedar en U$S/Ton. 541,15. El contrato Julio 2023 se vio mermado por U$S/Ton. 9,75, ajustando así al cierre en U$S/Ton. 515,60.

Además de las preocupaciones por la futura evolución de la economía global. Los pronósticos de cosechas masivas en Estados Unidos y Brasil añaden presión al mercado de la soja, que ha caído durante tres días seguidos. Respecto de Brasil, una consultora internacional estimó hoy la producción para el ciclo 2022/23 en 153,6 millones de toneladas, versus el USDA que la proyecta en 149 mill. de tons.

Por su parte, los futuros del aceite de palma de Malasia cerraron en su nivel más bajo en casi un mes, afectados por la debilidad de los aceites rivales y las expectativas de una mayor oferta a medida que comienza la temporada alta de producción.

El mercado está bajo presión por la debilidad de los mercados de materias primas y las expectativas de una producción sólida, lo que podría compensar las exportaciones y aumentar los inventarios por encima de los 2 millones de toneladas, expresó un comerciante desde Kuala Lumpur.

También las cotizaciones del maíz cerraron la rueda con recortes. La posición Septiembre bajó U$S/Ton. 6,10, para cerrar en U$S/Ton. 259,15 y el contrato Mayo derrapó U$S/Ton. 4,80, cerrando en U$S/Ton. 262,20.

"Algunos comerciantes están aprovechando los niveles actuales de los precios de los granos para realizar nuevas operaciones de toma de ganancias", expresó una consultora gala en un informe hoy temprano.

A pesar de las mermas de los valores del forrajero, las expectativas de una menor producción de EE.UU. y de Europa en conjunto con la situación en Ucrania (a pesar de la mejoría por el corredor marítimo seguro) están respaldando a la futura evolución de las cotizaciones del maíz. En este sentido, una instalación de almacenamiento de granos en el segundo puerto más grande de Ucrania, Mykolaiv, fue destruida por bombardeos rusos. Lo cual muestra la fragilidad de la continuidad de estos despachos.

El trigo cayó en las plazas estadounidenses. La posición Septiembre de Chicago ajustó en baja U$S/Ton. 12,30, para quedar en U$S/Ton. 284,95. Mientras que el contrato Marzo retrocedió U$S/Ton. 13,40, finalizando en U$S/Ton. 298,10. Kansas obró en sintonía perdiendo U$S/Ton. 22,30 el contrato Septiembre que cerró en U$S/Ton. 317,30. Y la posición Marzo decreció U$S/Ton. 16,10 para quedar en U$S/Ton. 318,75.

Mientras tanto, se espera que las exportaciones rusas de trigo aumenten a 4 millones de toneladas en septiembre desde los 3,5 millones de toneladas en agosto a medida que la cosecha récord comience a llegar al mercado, con su habitual agresividad con sus ofertas. Sin embargo, los suministros del mayor exportador de trigo del mundo seguirán siendo bajos en comparación con septiembre del año pasado, ya que enfrentan la competencia de los envíos de Europa y Ucrania, un rublo fuerte y problemas con la logística y los pagos causados por las sanciones occidentales impuestas a Moscú.

Retomando la situación en Ucrania, el país podría tener un déficit de almacenamiento del orden de los 12 millones de toneladas hacia fines de noviembre, un nivel manejable que es menos de lo que se temía antes de la reapertura de los puertos del Mar Negro del país, dijo el primer viceministro de Agricultura, Taras. Vysotskyi.

Al respecto, las exportaciones de cereales y semillas oleaginosas de Ucrania aumentaron a 4,5 millones de toneladas en agosto, incluidos 3 millones de toneladas enviadas a través del río Danubio y de los puertos del Mar Negro. Sin embargo, el trigo sigue siendo una pequeña parte de las exportaciones actuales de Ucrania y el país también se enfrenta a una fuerte caída en la siembra para la cosecha del próximo año.

El trigo de invierno 2021/22 implantado antes de la invasión ocupaba una superficie de 6 millones de hectáreas, de las cuales sólo se cosecharon alrededor de 4,6 millones de hectáreas en el territorio controlado por Ucrania. En tanto que el área de trigo 2022/23 podría caer entre un 30% y un 40% debido a la falta de fondos y resultando poco probable que la cosecha supere los 15 millones de toneladas, frente a 19 millones en 2022 y 32,2 millones de toneladas en 2021.

En otro orden de cosas, el USDA avisó ayer que no publicará los datos de ventas de exportación semanales de los Estados Unidos, al menos, hasta el 15 de septiembre. El organismo quiso lanzar un nuevo sistema de informes para estos datos en la semana pasada, pero el mismo resultó fallido. El plazo que el Organismo propone para recomponer la información sugiere un grave problema con los datos.

MERCADO LOCAL

¿Habrá “dólar soja” en septiembre?

En el día de ayer finalizó instrumento para que los productores vendan soja del Banco Central, también llamado como “dólar soja”. Resultando en un verdadero fracaso, ya que mientras que el gobierno esperaba que ingresaran al mercado cambiario unos 2.500 millones de dólares, sólo ingresaron 20 millones. Según consignó hoy el matutino Infobae.

Así las cosas, diversos trascendidos aseguran que el Gobierno negocia con exportadores un nuevo esquema. En un principio sería sólo válido para el mes de septiembre e implicaría el establecimiento de un régimen especial y extraordinario de liquidación de divisas a un tipo de cambio de 200 pesos únicamente aplicables para la compra de soja. Con la necesidad de registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior de soja y subproductos bajo la Ley 21.453. Esta condición especial durante septiembre seria de aplicación voluntaria para exportadores que adhieran al régimen de forma escrita vía comunicación a la AFIP. No haría falta tener cuentas especiales en dólares o corresponsales bajo la última Comunicación del BCRA, según informó la Cámara de la Industria Aceitera-Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC) en una carta a sus miembros.

Al momento de redactar estas líneas todo esto aún no fue anunciado ni confirmado por el Gobierno. Las mismas fuentes agregan que los funcionarios aspiran a un ingreso al mercado cambiario de en torno de los 5.000 millones de dólares como resultado de esta medida.


Fuente: Novitas S.A.