top of page

Las cancelaciones y postergaciones de compras chinas de trigo australiano por 1 millón de toneladas le imprimieron un tono negativo a la jornada. 14/03/2024

MERCADO INTERNACIONAL

Las cancelaciones y postergaciones de compras chinas de trigo australiano por 1 millón de toneladas le imprimieron un tono negativo a la jornada.

Los futuros del trigo de la Bolsa de Comercio de Chicago (CBOT, por sus siglas en inglés) se desplomaron el jueves hasta acercarse a su nivel más bajo desde 2020, y arrastraron los precios del maíz a la baja. Por su parte la soja rebotó gracias a la cobertura de posiciones cortas y a la toma de beneficios, aunque el alza fue perdiendo fuerza a medida que se desvaneció el soporte técnico de compra.

 


La soja y el maíz se han recuperado de los mínimos de tres años alcanzados recientemente, aunque luego se enfrentaron a la resistencia técnica de los gráficos y a la presión fundamental de los abundantes suministros en América del Norte y del Sur.

En este sentido, el Consejo Internacional de Granos (CIG) pronosticó una cosecha mundial récord para la temporada 2024/25, lo que refuerza las preocupaciones sobre un exceso de oferta mundial.

El organismo intergubernamental, que emitió su primer conjunto completo de proyecciones de oferta y demanda para la temporada 2024/25, vio que la producción mundial de granos aumentó a un récord de 2.332 millones de toneladas desde los 2.304 millones de la temporada anterior. En tanto que prevé que el consumo mundial aumente a 2.331 millones desde los 2.306 millones de la temporada anterior, mientras que las existencias al final de la temporada se situaron en 601 millones de toneladas, frente a los 599 millones de 2023/24.

Por el lado del maíz, el organismo elevó la producción global 2024/25 a 1.233 mill. de tons., versus 1.227 millones de la temporada anterior, con mayores cosechas en Brasil (121,5 millones frente a 115,4 millones) y China (291 versus 288,8 millones) parcialmente compensadas por una disminución en Estados Unidos (382 millones contra 389,7 millones).

Mientras que la producción mundial de trigo 2024/25 aumentaría a 799 millones de toneladas desde 789 millones en 2023/24, con mayores cosechas en Australia (30,1 millones frente a 26 millones) y Argentina (18 millones frente a 15,9 millones).

El CIG indica que los precios de granos han estado cayendo durante los últimos meses con una oferta que cada vez es más abundante, lo que ha ayudado a reducir los precios mundiales de los alimentos. Como contra partida, esta situación a contribuido a desencadenar una ola de protestas de los agricultores, especialmente en Europa.

El CIG también pronosticó que la producción mundial de soja aumentaría en 2024/25 a 413 millones de toneladas, frente a los 390 millones de la temporada anterior y prevé una utilización récord y una mayor acumulación de existencias.

La espiral descendente del trigo fue impulsada por las cancelaciones y aplazamientos de contratos por parte de China. Las mismas comenzaron la semana pasada con la anulación de medio millón de toneladas de ventas de exportación de trigo de EE.UU. a China, probablemente debido a la caída de los precios. Fuentes del sector exportador estadounidense no descartan nuevas cancelaciones de ventas de trigo de EE.UU. con destino al Gigante Asiático.

Los importadores chinos de trigo continuaron cancelando o posponiendo alrededor de 1 millón de toneladas de cargamentos de trigo australiano, que estaban programados para ser enviados en febrero, marzo y abril, dijeron dos fuentes comerciales con conocimiento directo de los acuerdos. Añadiendo que los compradores chinos también cambiando los embarques del primer trimestre al segundo trimestre y al tercer trimestre.

Un “trader” de Singapur que se negó a ser identificado debido a lo delicado del asunto dijo que las empresas comerciales han dejado vacantes las franjas horarias de envío en varios puertos australianos, que estaban reservadas para que los cargamentos se enviaran a China.

Además, las débiles ventas semanales de exportación de Estados Unidos informadas por el USDA hoy resultaron en el mínimo del año comercial, con tan solo 83.800 toneladas, para el periodo finalizado el 7 de marzo.

Al mismo tiempo, la oferta rusa barata está creando una dura competencia por la demanda de exportación restante. Ya que los precios FOB de trigo ruso se han mantenido estables esta semana, lo que significa que no siguieron los repuntes de los mercados de París y Chicago. Los valores rusos se ubican por debajo del nivel de 200 dólares, muy inferiores a la UE y con una demanda lenta sin nuevas licitaciones importantes en el mercado.

El maíz cayó junto con el trigo, a pesar de que los compromisos de exportación semanales estadounidenses fueron positivos con 1.283.400 toneladas frente a un rango de expectativas previas de entre 800.000 y 1.400.000 toneladas. Por otra parte, bajo sus reglas de informes diarios, el USDA confirmó ventas privadas de 100.000 toneladas de maíz estadounidense para su entrega a México.

“Si bien estas ventas son buenas, no son extraordinarias. El maíz hoy no tiene fundamentos para subir o bajar, toma dirección de la soja y/o del trigo”, explicaba el socio de una empresa de trading de Michigan.

Las cotizaciones del maíz también resultaron presionadas a medida que los operadores evaluaban el clima de los cultivos en América del Sur, en un contexto en que los futuros tendían a la baja por la debilidad del trigo y una toma de ganancias, luego que el contrato Mayo Chicago tocara el máximo de un mes el martes.

La soja pasó gran parte de la primera sesión cotizando al alza, apoyada en la fortaleza de los mercados de aceites vegetales, aunque a medida que se desvaneció el soporte técnico de compra las subas se fueron atenuando. Quizás de la mano de los decepcionantes datos semanales de ventas de exportación de 376.000 toneladas, hacia el extremo inferior de las expectativas comerciales de 250.000 a 800.000 toneladas.


MERCADO LOCAL

Algunas consideraciones de cara a la, no tan lejana, campaña triguera 2024/25.

Con los precios esperados de la nueva campaña y los costos vigentes, el cultivo de trigo 2024/25 en la Argentina tiene un desafío enorme por delante. Ya que, a diferencia del maíz y la soja, donde Argentina juega con pocos países, en el caso del trigo somos un actor marginal que debe competir con gigantes.

La realidad es que la debacle de las cotizaciones internacionales no tuvo un impacto mayor en Argentina, fue por el fracaso productivo de las dos últimas campañas. Sin embargo, si la producción se recupera y el saldo exportable supera los 15 millones de toneladas, va a resultar complicado colocar el excedente extra-Mercosur.

El mercado mundial de trigo está integrado por grandes potencias que compiten por precio, como es el caso de Rusia, Europa y Ucrania, además de EE.UU., Canadá y Australia, que exportan trigo segregado.

Salvo por Brasil que necesita entre 5 y 6 millones de toneladas por año, los demás países importadores de trigo nos quedan lejos en distancia y en precio. Porque además de la falta de competitividad intrínseca del trigo argentino, el cultivo también está condicionado por un esquema tributario interno que resulta pernicioso para el cereal. Un “combo” completo.

Tenemos que pensar muy bien si nos queremos embarcar en el campeonato del trigo, porque disponer de una oferta exportable extra-Mercosur del orden de 10 millones de toneladas puede llegar a ser un problema en la actual coyuntura.


PARA REFLEXIONAR: “SE COMO EL SOL Y LA PRADERA, A LOS QUE TIENE SIN CUIDADO LA INMINENTE LLEGADA DEL INVIERNO” (GEORGE BERNARD SHAW)


FUENTE: NOVITAS S.A.

 

Comments


bottom of page