El fundamental alcista en soja y maiz, ya se encuentra descontado en el precio

Por Ruben J. Ullúa

Los mercados granarios mantienen precios fortalecidos tras la acumulación de importantes ganancias en el último año.

Los fundamentos, de algún modo, estarían justificando esta firmeza en los precios; principalmente para los mercados de soja y maíz, que mantiene una relación stock/consumo en franco descenso.

Sin embargo, esta no es una condición novedosa para el mercado, sino que ya lleva algunos meses y por lo tanto, “la pregunta del millón” claramente sería, cuan descontada está dicha información en los precios.

De hecho, si repasamos el comportamiento de Soja Chicago y Maíz Chicago en los últimos meses, veremos una clara desaceleración de la tendencia alcista y de algún modo ello debe ser tomado como una advertencia de debilidad por parte de la fuerza compradora.

Por lo comentado, en la siguiente nota analizaremos estos mercados, pero desde una perspectiva técnica, que nos permita salir de interpretación racional que pueda darnos el análisis fundamental, para medir el mercado desde el accionar de los precios y sus participantes, aun sabiendo que estos ya conocen esos fundamentos.

ANÁLISIS SOJA

Observemos la siguiente gráfica del comportamiento desarrollado por el precio de la Soja Chicago desde mediados del año 2019, cuando el commodity marcar un piso a todo el bear market desarrollado desde los máximos históricos alcanzados en el año 2012. De hecho, esta recuperación observada durante los últimos dos años ha recortado ya un 67% de la baja previa.



Mucho se ha hablado por estos meses sobre la posibilidad concreta que pueda tener la soja de retornar a sus valores históricos del año 2012, justamente apoyado por el fundamental alcista que trae este mercado. Sin embargo, desde lo técnico no vemos tan clara esta posibilidad, al menos en los próximos meses. Por el contrario, el avance en desarrollo para la soja enfrenta en la zona de 1450-1550 centavos una importante resistencia de mediano plazo, que ha sido testeada y reconocida con posteriores recortes en el precio, en varias oportunidades desde el año 2008 a la fecha.

Aun cuando los precios puedan buscar de lleno esta zona, creemos que en la medida que no sea superada, un techo del avance del último año podría quedar conformado y un recorte parcial mayor a dicho avance, quedar habilitado.

En este sentido, sugerimos estar atentos ante caídas del precio del commodity por debajo de la zona de 1370-1330 centavos, ya que dicho evento estará validando el inicio de un proceso de corrección mayor hacia las próximas semanas, que entendemos conducirá los precios de retorno hacia la zona de 1220-1150 centavos.

Es importante aclarar que estos objetivos de corrección sugeridos, no necesariamente vayan a darse para el contrato más cercano de mayo/21, sin embargo si es posible de esperar para los contratos de Julio en adelante. De hecho, no podemos obviar que el pase a nueva cosecha estadounidense es bastante negativo, lo cual se encuentra en línea con estas expectativas de corrección favorecidas para el precio del commodity.

LOS FONDOS ESPECULATIVOS HAN DEJADO DE COMPRAR SOJA

Como se observa en la siguiente gráfica, los fondos especulativos (color naranja), más precisamente los managed money, alcanzaron su máxima exposición neta en soja hacia octubre del pasado año y desde entonces han venido recortando su posición neta compradora.

Esta condición, sumado a un recorte del interés abierto en los últimos meses para la curva de futuros de la oleaginosa en Chicago, advierte justamente que la tendencia alcista que muestra el precio del commodity empieza a debilitarse por falta de fuerza compradora y por lo tanto, las chances de una corrección en el precio, maduran.



EL CICLO TEMPORAL ALCISTA DE LA SOJA CHICAGO, LLEGANDO A SU FINAL

Hemos compartido en columnas anteriores una gráfica que advierte una ciclicidad temporal de 26 meses del precio del commodity en los últimos 21 años, que justamente hasta el año 2019 nos permitió advertir con anticipación el movimiento de avance en curso para el commodity.



Este ciclo temporal, nos muestra cómo se han ido intercalando cada 26 meses periodos de bonanza para la soja y períodos de corrección.

Justamente desde mediados del año 2019, más precisamente desde mayo del año 2019, el ciclo advertía la posibilidad de un nuevo período de bonanza para la oleaginosa, que se extendería hasta mediados del año 2021. Hoy estamos a sólo 3 meses de cumplirse ese ciclo y veamos cómo el commodity ha logrado responder en el sentido esperado.

Lo preocupante es que a partir de mediados de este año el ciclo cambia a un período de contracción o corrección, que según se observa en la gráfica, podría extenderse hasta finales del año 2023.

Esta claro que no buscamos con este análisis hacer futurología de mercado, sino simplemente expresar una armonía temporal que trae el commodity y que sumado al contexto técnica actual, nos sugiere ser cauteloso desde la toma de decisión y principalmente priorizar la gestión comercial tomando precios actuales, que proyectando valores futuros que nadie sabrá cuáles terminarán siendo finalmente.

ANÁLISIS MAÍZ

Por su parte, el cereal también ha tenido un gran desempeño en el último año, pasando de mínimos de 309 centavos hacia máximos de 593 centavos; lo que representa una ganancia del 91% en el último año.

Desde una perspectiva técnica, la zona de 600-650 centavos se muestra como principal contención a corto plazo del avance en desarrollo, ya que en estas instancias el cereal estará recortando un 61.8% de Fibonacci a todo el bear market desarrollado por el commodity desde el año 2012.

Aun cuando los precios puedan buscar de lleno la zona de escollo sugerida, creemos que se debe elevar el nivel de cautela desde la toma de decisión, ya que estamos en presencia de un mercado que muestra una tendencia alcista madura y por lo tanto entendemos que una toma de ganancia al avance del último año podría estar próxima de habilitarse.



En este sentido, sugerimos estar atentos ante caídas de los precios por debajo de la zona de 550-535 centavos, ya que ello estará indicando que el techo buscado ha sido conseguido y que el recorte parcial mayor al avance del último año ha quedado habilitado, al menos con proyección en la zona de 485-450 centavos hacia los próximos meses.

LOS FONDOS ESPECULATIVOS MANTIENEN POSICIONES NETAS COMPRADAS EN NIVELES HISTÓRICOS

Como se observa en la siguiente gráfica, la exposición compradora neta que tienen los fondos especulativos en el cereal se encuentra en niveles muy cercanos a sus registros históricos del año 2010.

Esta condición, sumada a un claro recorte del interés abierto en los últimos meses, nos pone en alerta. En efecto, el recorte del interés abierto nos indica mejor flujo ingresante al mercado para abrir nuevos contratos y por su parte la alta exposición compradora del especulativo también nos indica sobre la necesidad que tiene el mercado de que la subida en el precio del cereal continúe, ya que cualquier traspié podría provocar la necesidad de cobertura de posiciones compradas por parte de los fondos, lo que terminaría de provoca una fuerte toma de ganancia en el precio.

En conclusión, al igual que lo mencionado para con la soja, entendemos desde nuestra perspectiva analítica, que gran parte del fundamental alcista que actualmente tienen estos mercados ya se encuentra descontado en los precios y por lo tanto, estos mercados hoy se encuentran condicionados a nuevos detonantes que por cierto, desconocemos si serán alcista o bajista, pero si sabemos que de ser bajistas, podría provocar una repentina toma de utilidades por parte de los fondos y en tal caso será conveniente que nos encontremos con las coberturas correspondientes. Veremos…