¿El mercado se toma un respiro para la cena de Acción de Gracias?

MERCADO INTERNACIONAL

Luego de más de tres meses de importantes subas de las cotizaciones en Chicago, pareciera hora de tomarse un respiro. Y ello es razonable. En primer lugar, porque es muy llamativo que las alzas se hayan verificado en el período agosto/noviembre. Lo habitual es que ello se produzca en el famoso “mercado climático” en EE.UU. (mayo/agosto). En segundo lugar, porque la magnitud de las mejoras en los precios ha sido tan tremenda como sorpresiva. Tal vez no en soja, donde nuestras predicciones se cumplieron (en exceso, por cierto). Pero la “explosión” de las cotizaciones en todos los productos (trigo, maíz, soja, girasol, sorgo, cebada, etc.) merece una explicación.

La historia comienza con el aceleramiento de la demanda china en soja (previsible) que luego se extiende sorpresivamente al maíz y también alcanza al resto de los productos enumerados. En nuestra opinión, todo comienza con una reunión de la “mesa chica” del Partido Comunista Chino allá por mayo, donde el Vice Primer Ministro Liu He plantea la necesidad de

asegurar el aprovisionamiento y apuntalar las reservas estratégicas de alimentos luego de dos años de “guerra comercial” con EE.UU. y previendo un probable clima hostil global hacia China como consecuencia del Covid-19. Allí comienza el “vamos por todo” chino en materia de importaciones, “barriendo” con la soja brasileña (ritmo nunca visto de ventas

externas y con precios FOB en alza continua) y comenzando a activar compras de maíz no esperadas en EE.UU., que luego se repitieron en sorgo, cebada, trigo y hasta aceite de girasol en la plaza internacional.

En simultáneo con la tremenda voracidad china, la debilidad del dólar también cumplió un rol importante y su cuota de responsabilidad en las alzas también

debe ser destacada. A medida que Trump iba retrocediendo en las encuestas, la apuesta de los fondos de inversión tradicionales y la vuelta al mercado de los “index funds” mostraron una clara apuesta a la probabilidad de que un triunfo del Partido Demócrata derivaría en la necesidad de debilitar el dólar para mejorar la competitividad de la economía estadounidense.

Finalmente, en los últimos dos meses, el clima también se sumó como un factor alcista para las cotizaciones. Recortes productivos en la producción de trigo en países relevantes comenzaron a ajustar los balances de oferta y demanda de varios productos. Problemas con los trigos de invierno en EE.UU. (ciclo 2021/22), sectores de la U.E. afectados por falta de lluvias (Francia), luego Ucrania, en alguna medida Rusia, demoras en la siembra de soja en Brasil (y su correlato en el maíz de segunda en dicha nación) y el fenómeno de La Niña que plantea recortes en la cosecha gruesa argentina.

Pero, en nuestra opinión, el factor de mercado más importante hoy por hoy es el recorte en la relación stocks/consumo que el USDA plantea para EE.UU. en el nuevo ciclo comercial.

Siendo que dicho ratio es verdaderamente el “termómetro” de Chicago, las proyecciones del Organismo son realmente alarmantes. De cumplirse, las cotizaciones actuales podrían quedarse cortas ante semejante escenario. No olvidar que el ciclo 2021/22 tiene aún por delante el período mayo/agosto del año próximo y el tradicional “mercado climático” que habitualmente (máxime en esta oportunidad) deriva en algún premio climático en las cotizaciones.

Ahora bien, los cierres de ayer miércoles 25, ¿reflejan adecuadamente la situación? Interrogante sin respuesta. Los mercados siempre son realidades y expectativas. Y el contexto es más que propicio para la volatilidad. Ayer y hoy circularon rumores de que los chinos estarían por anunciar anulaciones de compras en EE.UU.

Casi podría afirmarse: “DE MANUAL”.

Teniendo en cuenta la tradicional habilidad de los chinos para el “trading”, es muy probable que ello suceda y derive en ventas/toma de ganancias de los “fondos” que generen bajas importantes en las cotizaciones. Es parte del “falta envido y truco” al que el mercado está expuesto.

Nuestra recomendación es que los productores argentinos deben estar preparados para ello, sin perder de vista que los fundamentos del mercado son muy distintos a los de algunos meses atrás. Nuestra convicción es que China enfrenta un desequilibrio estructural complejo en materia de seguridad alimentaria y la pregunta del millón es si dicha circunstancia se ha visto aplacada por su agresiva actitud compradora de los últimos meses.

Ante semejante escenario, siempre es conveniente y aconsejable no subestimar al mercado. Coberturas flexibles es la consigna en estas circunstancias. Es una campaña complicada, con la amenaza de La Niña.

Explorar ingenierías comerciales es el mejor consejo que podemos dar. Una combinación de ventas forward combinadas con Puts y Futuros Sintéticos permite alcanzar coberturas muy interesantes. No somos bajistas en este contexto, pero nadie tiene la “bola de cristal”. A veces es más aconsejable actuar con prudencia que por convicción.

Fuente: Novitas S.A.

Soporte C.A.T.A (Rasmussen / Sola)

  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle
  • Facebook - White Circle